Los miembros de la OPEP+, es decir la OPEP y sus diez aliados encabezados por Rusia, volverán a reunirse el próximo jueves día 9 con el único objetivo de pactar un recorte de la producción de petróleo para hacer subir los precios, tras haber tenido que aplazar la reunión prevista para este lunes por la falta de un acuerdo para concretar la cifra del recorte. Esa rebaja, que sería de entre 10 y 15 millones de barriles diarios, sería histórica en el mercado petrolero mundial.

Solo la convocatoria de esta reunión urgente de la OPEP+, propiciada por el presidente estadounidense Donald Trump, ha disparado ya la cotización del petróleo. El jueves, el Brent subió un 20%, hasta los 29,78 dólares el barril y el viernes volvió a encarecerse casi otro 15%, a 34,15 dólares. El tipo Texas, que el jueves aumentó un 25%, a 25,32 dólares, el viernes llegó a los 28,34 dólares (12% más).

Curiosamente, la primera confirmación de esa reunión ha venido de Azerbaiyán, uno de los países aliados de la OPEP.

Por su parte, Canadá y Rusia han asegurado que mantienen contactos y se están coordinando con Arabia Saudí y Estados Unidos. Durante su rueda de prensa diaria en Ottawa, recogida por Bloomberg, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha asegurado que mantiene las conversaciones con la «comunidad internacional, incluyendo a la OPEP». El mandatario también ha confirmado que mantiene el diálogo con Estados Unidos. Asimismo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha dicho que está en «contacto directo» con Arabia Saudí para encontrar una posible solución, según la agencia TASS.

Hay que recordar que la OPEP+ quedó desactivada el pasado 6 de marzo cuando el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, rechazó la propuesta de su colega saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman Al-Saud, de recortar la producción en 1,5 millones de barriles.

Esta negativa provocó una respuesta contundente de Arabia Saudí, que anunció un aumento de su producción para hundir los precios internacionales del crudo. Al mismo tiempo, la pandemia del coronavirus ha causado el desplome de la demanda mundial de petróleo, por lo que su cotización se ha hundido en las última semanas. Desde el 6 de marzo y hasta este jueves, el Brent había caído un 54%.

Este espectacular descenso de los precios del crudo estaba ocasionando también el cierre de numerosos pozos de fracking en EE.UU., cuyos trabajadores han engordado las listas de paro de este país porque con precios por debajo de los 45 dólares esa industria ya no es rentable. Por este motivo, y al ser año electoral allí, Trump ha decidido tomar cartas en el asunto e impulsar un acuerdo entre sus «amigos» de Arabia Saudí y Rusia.

×